En el siglo en el que vivimos y con el acceso a una mayor cantidad de información, se pueden analizar las modas que al final acabarán convirtiéndose en tendencias a un nivel global.

De unos años a esta parte las personas se están preocupando cada vez más por su salud y los alimentos que consumen en su dieta diaria, una tendencia que indirectamente apunta a una preocupación o conciencia mayor por el planeta en el que vivimos y cómo está cambiando.

A día de hoy tenemos mucha más información sobre el tipo de producto que consumimos. Podemos analizar con lupa su forma de cultivo, origen y muchos otros factores. Este análisis lleva a muchas personas a recapacitar sobre el tipo de alimentación que llevan y si esta alimentación está alineada con la  que quieren llevar.

Bien es verdad que el mercado nos ofrece la posibilidad de consumir, por ejemplo tanto frutas como verduras durante todo el año y no como antes que se hacía un consumo estacional, esto es un hecho pero  ¿Qué precio estamos pagando por ello?

Con esta pregunta no  solo nos referimos al factor económico, sino que también estamos haciendo referencia a otros ámbitos diferentes, como por ejemplo el esfuerzo que cuesta soportar un alimento como el aguacate.

Alimentos sostenibles.

Pero existen otras formas de consumo que no dañen tanto el planeta. Un ejemplo de ello es el consumo de alimentos sostenibles. Cuando hablamos de alimentos sostenibles, nos estamos refiriendo a un producto que no genera residuos para el planeta.

En este punto ya estamos involucrando a más actores en este proceso. Cuando consumimos el llamado “oro verde” de Michoacán estamos consumiendo al mismo tiempo la  tala de árboles que se produce para que se pueda plantar aguacateros para sustentar este mercado.

Desde Catering TierraNorte apostamos por ser un catering sostenible en Madrid que no cause este tipo de destrozos que supone en la actualidad.

alimentos sostenibles